Inicio Brady Manguitos cero halógenos

Manguitos cero halógenos

332
0

manguitos cero halógenos

Brady ha lanzado unos manguitos cero halógenos y de baja emisión de humo, duraderos y compatible con la normativa vigente, para identificar cables y proteger a las personas durante un incendio en espacios cerrados.

Estos manguitos cero halógenos y de baja emisión de humo superan las normas de la UE y del Reino Unido en materia de emisión de gases tóxicos y humos y, por lo tanto, son muy útiles para identificar cables en los vehículos de transporte público de pasajeros o en lugares públicos.

Normativas para el uso de manguitos cero halógenos

Conscientes de este riesgo, los responsables de las normativas nacionales han establecido unos límites máximos para las emisiones de humo de los materiales utilizados en los vehículos ferroviarios de pasajeros.

La generación más reciente de los nuevos manguitos cero halógenos y de baja emisión de humo (B-7641) supera los requisitos de la Categoría 1a de vehículos ferroviarios establecida en la norma inglesa BS 6853 aplicada al metro de Londres, lo que significa que el manguito se puede usar para identificar con seguridad los cables del subsistema de material rodante del metro.

La generación más reciente de manguitos cero halógenos y de baja emisión de humo (B-7641) de Brady también supera la norma europea EN 45545-2, requisito 22/23/24, categoría de vehículos HL3. Esta norma europea define un requisito claro y transparente para la construcción de materiales nuevos destinados a aplicaciones ferroviarias en toda Europa.

En los lugares cerrados, donde la evacuación de personas resulta difícil, el humo y la toxicidad suelen ser más letales que el incendio propiamente dicho. En los espacios cerrados, evacuar rápidamente a las personas resulta muy difícil. Para reducir el riesgo de envenenamiento por inhalación de humo tóxico durante un incendio en este tipo de espacios, es necesario limitar la emisión de humo con sustancias tóxicas. Los materiales utilizados en la construcción de lugares públicos o vehículos de transporte público deben limitar la generación de humo y la emisión de sustancias tóxicas.